Consulta nuestro Aviso de Privacidad

¿QUÉ ES EL CÁNCER DE MAMA?

Tweet about this on TwitterShare on LinkedInShare on FacebookEmail this to someoneShare on Google+

El cáncer de mama es el cáncer más frecuente en mujeres en países desarrollados y en desarrollo.

El instituto nacional del cáncer en Estados Unidos, estableció que un 35% de los tumores malignos tienen su origen o están relacionados con factores alimentarios.

Se estima que un cambio en la dieta puede reducir la incidencia global de cáncer en un 30% o 40%, lo que equivale a entre 3 y 4 millones de casos en el mundo.

Los síntomas más comunes de cáncer de mama son:
  • Masa o protuberancia no dolorosa, dura, en algunas veces sensibles y que causan dolor al palparlas.
  • Dolor en el pezón.
  • Retracción de la piel de la mama o  pezón.
  • Enrojecimiento de la piel del seno o  pezón.
  • Secreción por el pezón.
  • En casos más avanzados es posible palpar ganglios linfáticos  (masa o bolita) alrededor de  la clavícula o axila.
Los factores que a continuación se describen tienen relación directa con la  aparición del cáncer de  mama:
  • Obesidad y acumulación de grasa en el vientre.
  • Sedentarismo.
  • Dietas hiper calóricas ricas en grasa.
  • Algunas formas de cocinar: asados, al carbón y ahumados.
  • Ingesta de carnes rojas, ahumadas, harinas refinadas, grasas de origen animal, lácteos y derivados, azucares, salami, salchichas, margarinas, frituras
  • Tabaquismo. 
  • Ingesta continua de alcohol.
  • Endulzantes artificiales (sacarina) que contengan aspartame.
PREVENCION:
  • Realizar  visitas al médico con el fin de detectar una lesión y así mejorar el pronóstico y la supervivencia de nuestras pacientes, por lo que  sigue siendo la piedra angular en la prevención del cáncer de mama.
  • Inicio de la auto-exploración diaria de toda aquella mujer, desde  su primera menstruación.
  • Amamantar exclusivamente hasta por 6 meses.
  • Ingesta regular de frutas y vegetales, así como vitaminas a, c, d, e, folatos, fibra, pescado (salmón, sardina, atún) y gengíbre, han demostrado tener un efecto benéfico en la reducción de cáncer de boca, faringe,
  • esófago, pulmón, colon, recto, mama, páncreas y vejiga.
  • Evitar el sedentarismo y ejercitarse una hora diaria, si la actividad laboral es de intensidad baja o moderada.
  • Si tiene  un antecedente significativo de  cáncer de mama: es recomendable la realización de pruebas genéticas, y si existe la mutación, usted puede considerar  la cirugía  para reducir el riesgo de cáncer.
  • Mastografía anual en mujeres a partir de los 40 años.
  • En aquellas mujeres con alto riesgo (por cáncer de mama familiar)  se realizara resonancia magnética desde los 30 años.
  • Exploración clínica anual con su médico ginecólogo, oncólogo o ginecólogo oncólogo.

La afirmación: “todo causa cáncer” se ha convertido en una hipérbole popular, y algunas personas la utilizan  para justificar su dieta y estilo de vida, sobre todo en lo que se refiere al riesgo de cáncer.

El cáncer es curable, si se detecta a tiempo.

EL  cáncer puede ser prevenido con simples cambios en la dieta y el estilo de vida.

** Infografía: instituto americano para la prevención del cáncer en conjunto con el fondo nacional para la investigación del cáncer en estados unidos, a través del informe “alimentación, nutrición y prevención del cáncer, una perspectiva  global”
DRA. PERLA HERNÁNDEZ OJEDA
GINECOLOGÍA ONCOLOGÍA, LAPAROSCOPÍA, HISTEROSCOPÍA Y CIRUGÍA GINECOLÓGICA LÁSER

 

Tweet about this on TwitterShare on LinkedInShare on FacebookEmail this to someoneShare on Google+











Consulta nuestro Aviso de Privacidad