Consulta nuestro Aviso de Privacidad

Maneras de acabar con las dietas desastrosas

Tweet about this on TwitterShare on LinkedInShare on FacebookEmail this to someoneShare on Google+

Cinco maneras de acabar con las dietas desastrosas según los expertos en alimentación de la ONU

Las enfermedades crónicas como la hipertensión arterial y la obesidad, se perfilan como las grandes epidemias del milenio debido al aumento en su incidencia. En la actualidad, se constituyen como unos de los problemas de salud pública más importantes en el mundo. Se caracterizan por su larga duración y lenta evolución y son la primera causa de muerte y discapacidad en el mundo entero.

En el ámbito mundial se estima que anualmente la carga de la enfermedad por estos factores de riesgo se traduce en 4,9 millones de muertes atribuibles al consumo de tabaco, 4,4 millones de muertes atribuibles a colesterol elevado en sangre y 2,6 millones de muertes como consecuencia del sobrepeso o la obesidad.

La modernización, el posicionamiento de los supermercados y la proliferación de algunos estilos de vida “modernos” en el mundo, han puesto los hábitos alimentarios tradicionales de la población mundial en cuidados intensivos, provocando un verdadero desastre de salud pública. Los Gobiernos han permitido que la industria alimentaria se hayan concentrado en aumentar la disponibilidad de calorías, y se han mostrado muy indiferentes en cuanto al tipo de calorías disponibles, al precio, al público al que se dirigen y a la manera en que se publicitan.”

Hemos delegado en las empresas alimentarias la responsabilidad de garantizar un equilibrio nutricional sano. Las campañas voluntarias, las directrices y las iniciativas aisladas no han conseguido crear un sistema que transmita las señales de alarma adecuadas y ahora todos los pronósticos parecen en contra de la consecución de un régimen saludable y equilibrado”.

La creciente producción de alimentos procesados se ve como una de las principales amenazas que pesan sobre nuestra alimentación. “Los alimentos refinados inundan nuestro sistema alimentario global y esto beneficia doblemente a las empresas agroalimentarias multinacionales. Así, los alimentos preparados pueden producirse y distribuirse a gran escala gracias al uso de ingredientes financiados o subsidiados, y precisamente por su procesamiento y envasado su periodo de conservación es mayor. (” Olivier De Schutter | Relator Especial de las Naciones Unidas sobre el Derecho a la Alimentación).

Pero este enfoque perjudica doblemente a la población: los alimentos altamente procesados hacen que nuestras dietas contengan más ácidos grasos saturados y trans, más azúcares y sal. Los niños se vuelven adictos a la comida chatarra especialmente diseñada para ellos. En países con mejores condiciones, los grupos poblacionales más pobres son los más afectados porque los alimentos ricos en grasas, azúcar y sal son a menudo más baratos que los alimentos más saludables como resultado de una política de subsidios equivocada que ha ignorado completamente las repercusiones de este tipo de iniciativas sobre la salud.”

Los expertos en alimentación de la ONU observan como Occidente está exportando ahora la diabetes y las enfermedades cardiacas a los países en desarrollo, junto con los alimentos procesados que llenan las estanterías de las cadenas mundiales de supermercados. A partir de 2030, más de 5 millones de personas morirán cada año antes de alcanzar los 60 por enfermedades no transmisibles ligadas a la alimentación.

La Organización de las Naciones Unidas sobre el derecho a la alimentación afirma: “El derecho a la alimentación no se limita únicamente a salvaguardar el acceso a una cantidad adecuada de alimentos sino que se extiende también a la necesidad de poder disfrutar de un régimen alimentario equilibrado y nutritivo. En este sentido, los Gobiernos no pueden desentenderse de su obligación de garantizar todos los elementos de este derecho.”

“Nuestros sistemas alimentarios hacen que la población enferme”, mientras que cerca de 1300 millones de personas en el mundo tienen sobre peso o están obesas, una de cada siete sufre de malnutrición y muchas otras padecen “hambre oculta” debido a las carencias de micronutrientes.

Frente a esta crisis de la salud pública, seguimos formulando tratamientos médicos: por un lado, complementos vitamínicos para los niños que no ingieren suficientes calorías; y por otro lado soluciones como pastillas para adelgazar, cirugías estética y bariátrica que solucionen el problema de obesidad.

Los expertos de la ONU han identificado cinco acciones prioritarias para situar la nutrición en el centro de los sistemas alimentarios de los países en desarrollo y de los países desarrollados:

1.Impuestos sobre los productos poco saludables;

2.Normativa más estricta para los alimentos ricos en grasas saturadas, azúcar y sal;

3.Tomar medidas serias en contra de la publicidad de la comida basura

4. Revisar la política mal orientada de subvenciones agrícolas que hace que algunos ingredientes sean más baratos que otros

5. Respaldar la producción local de alimentos de manera que los consumidores tengan acceso a alimentos frescos, saludables y nutritivos.

De acuerdo a la Encuesta Nacional de Salud y Nutrición del 2006, hasta 30% de la población mayor de 20 años en Mèxico es hipertensa.

La Diabetes Mellitus ha aumentado 30 por ciento en México en las últimas dos décadas a causa del notable incremento de obesidad y sobrepeso en la población, según datos de la Secretaría de Salud (SSA). El 70 por ciento de los adultos mexicanos tienen problemas de sobrepeso y obesidad y la diabetes se ha constituido como la causa principal de defunciones en el país.

México debe permanecer en alerta y tomar medidas fuertes en las modificaciones de estilos de vida que van en contra de la salud humana, estableciendo políticas federales en pro del bienestar de los mexicanos.

Fuentes: Olivier De Schutter | Relator Especial de las Naciones Unidas sobre el Derecho a la Alimentación

The Advertising Age, junio de 2011. Nutrition, Physical Activity, and Obesity budget of the US Centre for Disease Prevention and Control

En Hospital Galenia Cancún nos preocupamos por tu salud, es por ello que contamos con nuestro departamento de consulta nutricional, para asesorarte en la mejor manera de cuidar tu alimentación y conservar una excelente salud.

OFELIA ARENAS ORTEGA

NUTRICIONISTA Y DIETISTA

CONSULTA NUTRICIONAL

 

Tweet about this on TwitterShare on LinkedInShare on FacebookEmail this to someoneShare on Google+











Consulta nuestro Aviso de Privacidad