Consulta nuestro Aviso de Privacidad

LA INAPETENCIA INFANTIL

Tweet about this on TwitterShare on LinkedInShare on FacebookEmail this to someoneShare on Google+

La Inapetencia Infantil es la actitud asumida por el niño o la niña en el cual manifiesta un deseo de no comer.

 La etapa de inapetencia  por la  que pasan los pequeños suele ser transitoria y variable, ya que hay momentos en que sólo les basta con tomar un poco de líquido para sentirse activos; otros días sólo prueban la comida y algunas veces comen muy bien pero,  pese a tal desequilibrio, el incremento en su peso y talla no se ve afectado.

 Aunque la mayoría de las veces la falta de apetito no obedece a problemas de salud, sí hay ocasiones en que se presenta a causa de enfermedades,  por ejemplo,  infecciones por parásitos intestinales, virus o bacterias que pueden atacar  garganta,  estómago  o vías urinarias. También es importante mencionar que cuando  existen  trastornos  emocionales  en  el núcleo  familiar  y  los  niños  perciben ambiente  agresivo,  hostil,  violento  o, incluso, indiferente hacia ellos, pueden manifestar su angustia mediante rebeldía para comer,lo que representa una forma de llamar la atención de los padres.

  • CARACTERÍSTICAS DE LA EDAD.

  1. Es normal que el pequeño,  alrededor  del  año  y  medio  de  edad,  experimente  una disminución  del apetito debida a causas fisiológicas.  El cuerpo  del niño  se   haya  en  una   fase  de  crecimiento  vertiginoso  entre   los  0  y  los  12 meses,  mientras  que de los 12 a los 24 meses tiende a estabilizarse.
  2. Por otra parte, entre los 12 y los 18 meses, la dentición puede provocar molestias  e inflamaciones. En consecuencia, es normal que el niño coma menos, porque la masticación le provoca un cierto sufrimiento. En este caso, se puede ayudar a que el niño o niña consuma alimentos más fáciles de masticar hasta que supere la crisis.
  3. Es normal que el niño o niña , alrededor del  año  y  medio de  edad,  experimente  una disminución del apetito debida a causas fisiológicas. El cuerpo del niño se haya en una fase de crecimiento vertiginoso entre los 0 y los 12 meses, mientras que de los 12 a los 24 meses tiende a estabilizarse.

Es necesario tomar en cuenta que los niños en edad preescolar manifiestan sentimiento de independencia y necesidad de explorar su medio, por lo que la mayor parte de su tiempo centran su atención en juegos y restan importancia a la alimentación. Como  norma,  el  organismo humano,  especialmente  el  de  los niños y niñas, son capaces de autorregularse en la elección de los alimentos,  para  garantizarse  el  aporte calórico diario adecuado.

 

  • CLASES DE INAPETENCIA.
  • Es necesario diferenciar la inapetencia reciente de la habitual.

La  inapetencia   reciente es la que aparece cuando el niño sufre una enfermedad aguda,  y  lo  más probable   es que ésta desaparezca cuando se resuelve la enfermedad.  En  estos  casos  no hay   que obligarle a comer, sino ofrecerle abundante cantidad de líquidos y fraccionar las comidas en varias tomas. La  inapetencia  habitual  es  la  que   se  prolonga  en  el  tiempo y puede ser  falsa   o  verdadera.

  • FALSA INAPETENCIA O PSEUDOINAPETENCIA.

La  falsa  inapetencia,  debemos sospecharla  cuando el niño  come  muchas  golosinas, toma jugos todo  el día, toma  abundante  cantidad  de leche,  come  a deshora,  come dulces antes de las comidas, no acepta “determinados” tipos de alimentos, por ejemplo verduras.  La inapetencia en los niños y niñas es una diaria ocurrencia que puede llegar a ser muy preocupante, originando ansiedad en el circulo familiar. Es mas, puede inducir a reacciones en cadena que crean nuevos problemas agravando aún más los ya existentes. Es frecuente ver en los padres y madres embarcarse en la búsqueda obstinada de causas (muchas veces considerándolas orgánicas) de la inapetencia; tratando de resolver la situación con un antiparasitario, un suplemento vitamínico y / o un estimulante del apetito para dar solución al problema.

Por lo general detrás de toda consulta por inapetencia, se esconde la preocupación de la madre y toda la familia porque el niño o niña padece alguna enfermedad grave que esté pasando inadvertida, o bien que por su aparente subconsumo de alimentos se este debilitando y pueda ser victima de anemia, leucemia, etc.

 La inapetencia junto con el comportamiento que los padres y madres adopten puede ocasionar serios problemas de tipo nutricional, salud y psicológicos en el niño o niña.

  

  • ESTRATEGIAS A MANEJAR.

  1. Es importante conocer a fondo el problema, adoptando desde el interrogatorio una estrategia de manejo que conduce a la solución del problema planteado. 

  2. En efecto una interrogatorio alimentario bien orientado, arroja las primeras luces para ir descartando la enfermedad orgánica.

  3. Es así como la pregunta más significativa es acerca de si el niño o niña, en medio de su aparente inapetencia habitual conserva el vigor, la actividad y la disposición para el movimiento y el juego. Con frecuencia la pregunta sobra porque basta observar el comportamiento del niño o niña durante la consulta.

  4. Debemos recordar que la actividad es el mejor medidor de la salud general porque significa que, aunque no lo parezca por lo menos el consumo energético debe ser suficiente; que no hay desnutrición porque la primera manifestación de esta e sla inactividad para compensar el subconsumo de energía; y que no debe existir enfermedad orgánica, porque toas ellas lo primero que hacen es disminuir la actividad. 

  5. Hacer inventario de lo que el niño o niña acostumbra a comer en un día corriente. Algunas madres o padres, con frecuencia insisten en que el “niño no come absolutamente nada desde que nació” . Es preferibel interrogar sobre lo que comió ayer o hoy. En este paso es frecuente que surja el diagnostico de lo que se llama apetito ondulante (falsa inapetencia), observable también en adultos y animales, y que es el reflejo simple que la necesidad de nutrientes (hambre física) no es igual todos los días, este es el caso de muchas personas que al igual que los camellos, pueden comer anticipadamente para varios días de ayuno después, pero en total se mantienen bien nutridos.

  6. Otro problema frecuente al observar es que el niño o niña es objeto de múltiples ofertas de alimento en el curso del día, con lo cual obviamente no puede consumir todo lo que se le sirve en las comidas principales, sencillamente porque no tiene hambre. Esta falta de apetito por haber ya comido, es más notoria cuando las ofertas de alimentos son proteínas, sobre todo leche. Ejemplo común en los niños y niñas cuyas madres les sigue ofreciendo 4 o más biberones y considerándolos inapetentes porque no mastican y rechazan los demás alimentos.

  7. La falta de inapetencia es el apetito condicionado. Madres o padres que se inventan una serie de trucos para hacer que el niño o niña consuma lo que ellos creen que necesita. Juegos, ruegos, sobornos, insistencia, amenazas, castigos; convirtiendo las horas de comer en una tragi-comedia que llega a extremos de amenazar la estabilidad conyugal y hasta convertir la falsa inapetencia en anorexia verdadera (rechazo completo a cualquier alimento). Con el agregado que hay niños y niñas perspicaces que descubren una mina de oro en esto de no comer y se convierten en manipuladores eficaces de toda la familia.

  8. También ocurre donde se reconoce que en el fondo el niño o niña no es realmente inapetente, pero la madre o padres confiesa que su máxima preocupación es porque el niño /niña consume menos leche ahora que hace unos meses; o come menos que el primo o el vecino de la misma edad. Esto quiere decir que no ha calado bien el conocimiento que a medida que los niños y niñas crecen aumenta más el consumo de sólidos que líquidos, y que un niño o niña no se debe comparar con otro niño, sino consigo mismo, en las gráficas de crecimiento.

En el manejo de la falsa inapetencia, es indispensable demostrar la salud del niño o niña mostrando la normalidad de su curva de crecimiento. La receta no son medicamentos, pero si de educación, corrigiendo los factores descubiertos en el niño o niña que forman la falsa inapetencia.

Consulta a nuestra especialista:

 

OFELIA ARENAS ORTEGA
NUTRIÓLOGA

Tel: 891 52 00 Ext: 611

Tweet about this on TwitterShare on LinkedInShare on FacebookEmail this to someoneShare on Google+











Consulta nuestro Aviso de Privacidad