Consulta nuestro Aviso de Privacidad

ENFERMEDADES GASTROINTESTINALES EN VACACIONES

Tweet about this on TwitterShare on LinkedInShare on FacebookEmail this to someoneShare on Google+

En el verano aumentan un 80% las ENFERMEDADES GASTROINTESTINALES por las altas temperaturas, pues en temporada de calor las temperaturas mayores a los 30oC y la humedad propician que los microorganismos causantes de una infección o intoxicación proliferen más rápido. Además, la falta de higiene en restaurantes o en casa, los cambios de rutina y los cambios en los hábitos y tipos de alimentación, hacen que sea común adquirir algún trastorno gastrointestinal durante las vacaciones.

Las enfermedades más comunes en las vacaciones de verano son: gastroenteritis aguda, intoxicaciones y corte de la digestión. Además también pueden haber síntomas de gastritis, agruras, colitis, reflujo o estreñimiento, que si bien no son severos, interfieren con el disfrute vacacional.

CAUSAS:

Las INFECCIONES GASTROINTESTINALES son causados por:

  • Bacterias con la Salmonella ó Eschericha colli (diarrea del viajero)

  • Virus: rotavirus, hepatitis A

  • Parásitos como las amibas

Estos micoorganismos entran al cuerpo por medio de alimentos, agua o cualquier cosa que metemos a la boca, contaminados con materia fecal.

Las intoxicaciones generalmente se presentan por alimentos o bebidas contaminados por malos manejos o con cierto grado de descomposición por no refrigerarlos adecuadamente.

El “corte de digestión” ocurre por meterse al agua fría posterior a comer, ya que mientras se esta haciendo el proceso de digestión la mayor parte de la sangre esta trabajando en el tubo digestivo, y al hacer un cambio brusco de temperatura o una actividad física como nadar, hace que la sangre se redirija hacia la superficie de la piel para ayudar a mantener la temperatura o hacia los músculos involucrados en la actividad física y entonces disminuye el aporte de sangre al estómago.

SÍNTOMAS:

Pueden variar en intensidad y frecuencia, así como predominar alguno de ellos o ser una combinación de todos:

  • Dolor abdominal, generalmente de  tipo cólico.

  • Náusea, vómitos.

  •  Diarrea: evacuaciones muy líquidas, con restos de alimentos no digeridos, moco o sangre.

  • Fiebre

  • Datos de deshidratación (sed, sequedad de boca, hundimiento de ojos, disminución de la orina)

  • Otros: dolor de cabeza, mareos, fatiga, cambios en la piel o erupciones.

TRATAMIENTO:

  • Hidratación: es fundamental prevenir la deshidratación, de preferencia ingiriendo suero con electrolitos como el vida suero oral o alguno de marca comercial.

  • Comer lo más saludable posible, evitando productos enlatados o embotellados, alimentos grasosos, muy condimentados, irritantes o picantes. Si hay náusea o vómito, comer en pocas cantidades 5 veces al día.

  • Consumir alimentos astringentes que ayudan a parar la diarrea: manzana, guayaba, pan tostado, tortilla de maíz, arroz

  • Reposar. Evitar la actividad física disminuye el malestar.

  • NO AUTOMEDICARSE. La mayoría de las infecciones o trastornos gastrointestinales leves ceden con las recomendaciones antes mencionadas, sin necesidad de medicamentos. Es el médico quien solicitará los estudios pertinentes para diagnosticar la infección, clasificar la severidad del problema y detectar complicaciones, así como dar tratamiento específico para desaparecer los síntomas y combatir la infección con antibióticos o antiparasitarios.

  • Medicamentos: Los antidiarreicos, antibióticos o antiparasitarios, y medicamentos para la fiebre, vómito, dolor de cabeza, etc, se recomienda sean prescritos por el médico, quien sabrá determinar si son necesarios.

¿CÓMO PREVENIR?

  • Tener adecuada higiene en la preparación de alimentos

  • Evitar comer en lugares ambulantes o con condiciones insalubres

  • Lavarse muy bien las manos antes de comer y después de ir al baño

  • Tomar agua hervida o embotellada

  • No consumir alimentos caducados o que han sido expuestos al sol o altas temperaturas

  • Evitar comer pescado, mariscos o verduras crudas

  • Esperar dos horas después de comer antes de meterse al agua o nadar para evitar el corte de digestión.

¿CUÁNDO ACUDIR AL MÉDICO?

  • Acudir al médico desde que empiezan los síntomas si el enfermo es un niño, anciano, embarazada, o paciente inmunocomprometido (portador de VIH ó de algún cáncer), pues son grupos de riesgo en donde la infección puede ser severa, progresar rápidamente o causar complicaciones serias de deshidratación, falla renal u otros.

  • Si los síntomas no mejoran en 36-48 horas con cuidados básicos.

  • Ante datos de alarma que pudieran indicar una infección severa que requiera tratamiento específico u hospitalización, o incluso una enfermedad o complicación que requiera cirugía, como:

  • Dolor abdominal intenso

  • Fiebre de 38oC ó más

  • Vómito persistente o intolerancia a la vía oral

  • Presencia de moco o sangre en las evacuaciones

  • Convulsiones

  • Disminución significativa de la orina

  • Ataque al estado general

El médico valorará el paciente, solicitará los estudios de sangre o de heces que considere necesarios y dará el tratamiento requerido.

Dra. Daliana Mendoza Martínez
Cirugía General y Gastrointestinal

Laparoscopía Avanzada


Consultorio 404, Tel: 998 8915200  Ext. 430 y 431

Tweet about this on TwitterShare on LinkedInShare on FacebookEmail this to someoneShare on Google+











Consulta nuestro Aviso de Privacidad