Consulta nuestro Aviso de Privacidad

DETECCIÓN OPORTUNA DE CÁNCER DE PRÓSTATA

Tweet about this on TwitterShare on LinkedInShare on FacebookEmail this to someoneShare on Google+

 Guarde, señor, de dañar lo que con todos los tesoros del mundo no se restaura.
“Fernando de Rojas”

 

La edad es un factor de riesgo por si solo para padecer muchas enfermedades, la peor de todas ellas es la incertidumbre, porque la mayoría de las personas pregonamos con la idea “la bendita ignorancia” y este lema no siempre juega a favor de nuestra salud tomando en cuenta que la gran mayoría de las enfermedades son prevenibles o inclusive una vez presentes son potencialmente tratables siempre y cuando se diagnostiquen de forma oportuna.

Aquí es donde entra en juego, en el contexto de la salud masculina la detección oportuna de Cáncer de próstata, una de las principales causas de enfermedad en el mundo occidentalizado, siendo el mismo multifactorial (edad, raza, antecedentes familiares, tipo de alimentación, factores ambientales que juegan en contra de nuestra salud, etc.)

Las recomendaciones actuales acorde a la AUA (American Urological Association) mencionan que la edad optima de vigilancia es entre los 55 a 69 años de edad, misma que tiene que ser llevada de forma individual, basada en factores de riesgo, y al mismo tiempo realizar un antígeno prostático especifico (marcador que se detecta con mediciones en sangre) y el examen digito rectal o tacto rectal, los cuales se valoran e integran de forma conjunta con el historial clínico para trazar un plan personalizado de vigilancia, el cual suele ser anual o cada dos años.

Existen factores de riesgo que sugieren fuertemente una asociación prematura del cáncer de próstata como sería tener familiares o parientes de línea directa consanguínea o de primer grado con este tipo de padecimiento u hombres Afroamericanos lo que implicaría un mayor riesgo y ameritaría vigilancia más temprana, incluso siendo frecuente la primera revisión a partir de los 45 años de edad. 

Todo esto recordando que la presentación de este tipo de padecimientos tiene factores pronósticos que son individualizados para cada paciente, con diferentes tipos de contextos clínicos, que van desde evolución lenta y benigna, hasta progresiva y maligna, por lo cual, detectado a tiempo y de forma oportuna genera por si mismo una luz o ventana de oportunidad que convierten a esta enfermedad en potencialmente curable o vigilable generando menor estrés y mayor conocimiento por parte de los pacientes sobre su estado general de salud, lo que implica tranquilidad y una mejor calidad de vida para los hombres en general.

 

Dr. Leonardo R. Robles Sainz
Cirujano Urólogo

Tweet about this on TwitterShare on LinkedInShare on FacebookEmail this to someoneShare on Google+











Consulta nuestro Aviso de Privacidad