Consulta nuestro Aviso de Privacidad

CÁNCER PEDIÁTRICO

Tweet about this on TwitterShare on LinkedInShare on FacebookEmail this to someoneShare on Google+

El 15 de febrero se celebra el día internacional contra el cáncer infantil, el que intenta sensibilizar  y concientizar sobre la importancia de los retos a los que se enfrenta la población pediátrica y sus familias al padecer una de estas enfermedades, también hacemos conciencia de lo necesario de que los niños de cualquier parte del mundo, sin importar raza, color, tengan un diagnóstico y tratamiento oportuno.

 Desde 2001 en Lexemburgo se llevó a cabo la declaración,  Fue creado por la Organización Internacional de Cáncer Infantil, CCI (antes conocida como ICCCPO, Confederación Internacional de Organizaciones de Padres de Niños con Cáncer), donde participan más de 90 países. Por primera vez se celebró en el 2002, y la sociedad de internacional de oncología pediátrica participó y apoyó.

 El lazo dorado hace énfasis en que la fortaleza y resistencia de estos pequeños es comparable con el valor del oro.

 INTRODUCCIÓN: Una de las enfermedades de mayor incidencia en la población mundial es el cáncer. Este padecimiento se da a raíz del crecimiento descontrolado de las células al alterarse los mecanismos de división y muerte celular, lo que genera el desarrollo de tumores o masas anormales, las cuales se pueden presentar en cualquier parte del organismo, en menores de 18 años se estima entre unos 6,000-8,000 casos nuevos de cáncer, dentro de los cuales el más común es la Leucemia, seguido de tumores del Sistema Nervioso Central, Linfomas, entre otros; de estos niños sobreviven aproximadamente 2/3, pero a pesar de esto, un 10% de las muertes pediátricas son causadas por esta causa.

 Hay características esenciales entre el cáncer que desarrollan los adultos y los de tipo infantil, sin embargo, la decisión de agregar a la población de 15 a 19 años en este apartado se debe a que en análisis de años previos se ha observado que es a partir de los 20 años de edad cuando se da un cambio significativo en las incidencias y tipo de cáncer que afecta a la población general.

 En la población de 0-14, a nivel mundial hay una incidencia entre 12.45 casos nuevos por cada 100,000 habitantes de este grupo de edad, en México las cifras se mantienen igual a las del resto del mundo, donde las enfermedades hematológicas son la principal causa de cáncer pediátrico.

  

CAUSAS: el cáncer en la población infantil tiene su origen principalmente en las predisposiciones hereditarias y las mutaciones genéticas resultantes de la exposición a radiación ionizante y sustancias químicas y medicamentos a los que la madre estuvo expuesta durante la gestación.

Las leucemias son el cáncer de mayor frecuencia en esta población, en los últimos 30 años los avances tanto en su detección temprana como en su tratamiento oportuno han logrado que 90% de los casos tengan curación (Medline Plus, 2016a; OPS, 2015).

 

MÉTODOS DIAGNÓSTICOS: Como menciona la OPS (2015), si bien la mayoría del cáncer considerado infantil, responde adecuadamente al tratamiento, es básico para el éxito terapéutico que el diagnóstico sea realizado con oportunidad, esto es, en las fases más tempranas de la enfermedad. De los métodos usados para hacer un diagnóstico de un cáncer en la población pediátrica van desde el historial clínico, y exhaustivo y adecuado examen clínico, estudios de laboratorios, imágenes como tomografías, ultrasonidos, resonancias, tomas de biopsias, aspirados de médula ósea.

SIGNOS Y SÍNTOMAS COMUNES QUE NOS HACEN ALERTARNOS FRENTE A UN CÁNCER INFANTIL:

  1. Fiebre (calentura) en varias ocasiones o que dure varios días y no ceda a tratamientos comunes.
  2. Sudoración nocturna o excesiva (mucha).
  3. Palidez progresiva, fatiga, cansancio o apatía sin causa aparente.
  4. Pérdida de peso.
  5. Pérdida del apetito (hambre).
  6. Cambio en el color de la orina.
  7. Sangrados frecuentes de nariz o de encías al cepillarse los dientes.
  8. Puntos rojos o morados en la piel (petequias) o moretones sin causa aparente.
  9. Crecimiento de bolitas (ganglios) progresivo en cuello, axilas o inglés, sobre todo si son duros, grandes y sin datos de infección, que no disminuyen con medicamentos (anti-inflamatorios).
  10. Crecimiento irregular en abdomen (estómago) o en cualquier parte del cuerpo.
  11. Reflejo blanco en ojo (pupila). 
  12. Desviación de uno o ambos ojos, con o sin crecimiento.
  13. Dolor de cabeza que desaparece durante el transcurso del día, empeora por la noche, también con el tiempo, no cede con la ingesta de medicamentos, despierta al paciente y es asociado a nausea o vómito, que puede estar acompañado de cambios de la conducta o alteraciones neurológicas (mareos, movimiento involuntarios, convulsiones, hormigueo, pérdida del equilibrio, alteraciones al caminar y/o pérdida de sensibilidad).
  14. Dificultad para respirar sin causa aparente.
  15. Dolor de huesos y articulaciones. Cojera al caminar y aumento de tamaño de la pierna que molesta.
  16. Una masa (bola) dura, poco o no dolorosa, en un testículo.

QUE HACER ANTE UNOS DE ESTOS SÍNTOMAS: acudir al pediatra para revisión.

TRATAMIENTO: Consiste en la administración de una serie de medicinas, encaminadas a destruir las células cancerosas. La quimioterapia es un tratamiento sistemático con diferentes familias de medicinas que se utilizan de manera combinada dependiendo del tipo de cáncer.

En general los tratamientos quimioterápicos pueden ser administrados por diferentes vías:

  • Oral: Es tomada por la boca en forma de solución, pastillas o cápsulas. Es poco usada en la población pediátrica.
  • Intravenosa: Se administran en el torrente sanguíneo a través de una aguja o un catéter; puede ser administrada en forma rápida o durante una o varias horas.
  • Intramuscular: Se administra en el músculo a través de una aguja.
  • Subcutánea: Se administra bajo la piel a través de una aguja muy fina.
  • Intratecal: Se administra en el líquido cefalorraquídeo que circula en el canal medular, mediante una punción con aguja fina pero larga en la parte baja de la espalda.

Radioterapia.

Se basa en el efecto terapéutico del uso de las radiaciones ionizantes, y como la cirugía, es un tratamiento local. Se administra durante unos minutos a lo largo de varios días o semanas. Es utilizada generalmente en combinación con la cirugía y la quimioterapia.

La radioterapia debe ser aplicada mediante el aparataje necesario, en los servicios preparados para ello, precisa de una planificación del tratamiento mediante la definición de campos, dosis y tipos de energía con el fin de optimizar la llegada de la máxima dosis al tumor y la menor a los tejidos sanos circundantes.

La aplicación de la radioterapia requiere, si bien durante pocos minutos, la inmovilización del niño, para que cada día se irradie exactamente el mismo campo. En ocasiones a los niños muy pequeños es necesario sedarlos y se va a evitar este manejo en la población pediátrica a menos que este indicada.

Cirugía.

Para muchos tumores sólidos la cirugía es una parte esencial del tratamiento. Es un tratamiento local, que trata de extirpar el tumor y algunos de los tejidos que lo rodean. En ocasiones el tamaño del tumor hace imposible la extirpación completa del mismo por lo que se utilizan otras modalidades como la quimioterapia o la radioterapia para reducirlo y hacerlo extirpable.

Trasplante de médula (TMO).

Es una forma de tratamiento relativamente reciente en la patología pediátrica. El objetivo es cambiar las células enfermas o dañadas de la médula ósea por otras sanas.

Se pueden distinguir tres tipos de TMO: singénico, antólogo y alogénico.

  • TMO singénico: La médula ósea procede de un gemelo univitelino sano.
  • TMO antólogo: La médula del propio paciente es extraída para poder aplicar una terapéutica con la intención de erradicar el tumor e injertarla después como rescate hematopoyético.
  • TMO alogénico. El donante y el receptor comparten una identidad A, B, C, D dentro el sistema HLA con cultivo mixto de linfocitos negativo. La médula procede de un hermano o de un banco de médula ósea.

En dos circunstancias se puede necesitar un trasplante. La primera es cuando el cáncer ha dañado la médula ósea, habitualmente en el caso de las leucemias y algunos linfomas. La segunda circunstancia es cuando el tratamiento requiere altas dosis de quimioterapia o radiación que dañan a la médula durante el tratamiento, en este caso suele utilizarse como consolidación de tratamiento en tumores sólidos.

CONCLUSION: A pesar de que los tratamientos actuales, la sobre vida elevada de la población pediátrica, siguen muriendo niños, por lo que el mes de febrero debe de iniciar una campaña de concientización acerca de este tema, el cual debe mantenerse durante todo el año, porque cada día mueren niños a causa del cáncer, porque hacen falta recursos económicos para que la población pediátrica se diagnostique a tiempo y porque no quede un niño sin tratamiento.

Referencias

  1. Globocan 2012 v 1.2, Cancer incidence and mortality worldwide: IARC CancerBase num 10 international agency for research on cancer, 2010 (accesed 2010), at http://globocan.iarc.fr/
  2. Organización mundial de la salud, carga mundial de morbilidad, 2004. Ginebra 2008 (consultado 2011 julio 7), disponible en: http://www.who.int/Healthinfo/global_burden_disease/GBD_report_2004uptdate_fullpdf
  3. Volgestein B. KK: the genetic basis of huuman cáncer. 2a edición. Nueva York McGraw-Hill, r2002.
  4. Narod SA, Foulkes WD. BRCA1 and BRCA2: 1994 and beyond. Nat. Rev. Cancer 2004;4(9) 665-76
  5. Ford D, Easton, DF Bishop DT, Narod SA, Goldgar DE risk of cancer in BRCA1 mutation carriers. Breast cancer linkage Consortion. Lancet 1994; 343(8899); 692-5
  6. Mahoney MC, Bevers T, Linos E, Willett WC. Opportunities and strategies for breast cancer prevention through risk reduction. CA Cancer J Clin 2008,50:347-371
  7. World Cancer Research Fund/American Institute for cancer research. The cancer process. En: World Cancer Research Fund/ American Institute for cancer research, ed food nutrition, physical activity, and the prevention of cancer: a global perspective. Washintong DC. IACR, 2007: 30-46
  8. Martinez-Montañes O, Uribe-Zuñiga P, Hernández-Ávila M. políticas públicas para la detección del cáncer de mama en México. Salud pública  Mex 2009; 51 suppl (2); S350-S360.
  9. Tercera revisión del consenso nacional sobre el diagnóstico y tratamiento del cáncer mamario. México: Doyma, GAMO 2008; 7 (suppl 6).
  10. Pinto b, Fugua WR. Training breast self-examination; a research review and critique. Health Edu Q 1991; 18:495-516
  11. Evidence-Based radiation oncology, 2da edition. Erick Hansen MD.
  12. Eduardo Lozcano p, Pedro Escudero. Cáncer de mama, diagnóstico, tratamiento, prevención y control. 1ra ed, 2014
Tweet about this on TwitterShare on LinkedInShare on FacebookEmail this to someoneShare on Google+











Consulta nuestro Aviso de Privacidad